Home » Blog » Reafirmamos nuestro compromiso como acueductos comunitarios de garantizar el acceso y suministro de agua

Reafirmamos nuestro compromiso como acueductos comunitarios de garantizar el acceso y suministro de agua

Comunicado Día Mundial del Agua en medio de la pandemia COVID-19

22 de marzo de 2020

Se ha declarado la emergencia económica, social y ecológica [1] en todo el territorio nacional. También se ha declarado la emergencia de salud pública y la emergencia sanitaria[2].  Desde el martes 24 de marzo de 2020, y en muchas de nuestras regiones desde hace algunos días, se impone el aislamiento obligatorio para todas las personas. La economía está en suspenso. La solidaridad, el antídoto.

¿Cuándo empezó la emergencia? ¿cuáles son las medidas que pueden corregirla? ¿acaso no deben aislarse quienes reiteradamente demuestran que no saben co-existir? En tiempos de cuarentena especies animales están retornando a zonas cuyo ecosistema ha sido afectado por el estilo de vida del ser humano [3]. La propagación del Coronavirus parece el anuncio global y desgarrador del mensaje que desde nuestro hacer cotidiano insistimos en emitir los acueductos comunitarios: No es posible sostener un modelo de sociedad que gira en torno al individuo, que pone en el centro el crecimiento económico y que está de espaldas al ecosistema que habita.

Hemos sido histórica y ancestralmente la garantía del acceso y suministro de agua a nuestras comunidades rurales y urbano populares y hoy beneficiamos aproximadamente a 15 millones de colombianas y colombianos. Redoblaremos nuestro compromiso y sumaremos nuestras fuerzas en aras de aliviar esta realidad. Pero no con la expectativa de que todo vuelva a la normalidad: sabemos que la normalidad era el problema.

Hoy vuelve a aparecer en el lenguaje de las normas la invocación a “la finalidad social del Estado, a la aplicación del principio de solidaridad y los postulados del respeto al otro y el deber de adoptar una cultura de la prevención y disminución del riesgo”. Eso hemos sido, somos, y seremos. Eso es lo que hacemos. No solo en eventos de emergencia. Por eso, hoy  volvemos a exigir el reconocimiento a nuestra existencia como organizaciones comunitarias auto garantes de un derecho humano, el derecho humano al agua. Exigimos garantías de permanencia en nuestras cuencas y de respaldo en nuestras formas de relacionarnos con ellas.

Hemos luchado siempre porque el agua permanezca como un bien común, que pueda ser gestionado comunitariamente, en la escala local, mediante acuerdos público-comunitarios y respetando la autoridad y la autonomía de la Asamblea de cada organización. Esta pandemia no es muda y nosotros no podemos ser sordos. Las muertes no son consecuencia de un microorganismo, son consecuencia de nuestras decisiones en materia social, ambiental y política. El Coronavirus es el fracaso del mercado, del individualismo, del antropocentrismo, de la globalización como aspiración de progreso, de la privatización para la acumulación y de la transformación de la naturaleza, que es lo que somos, en recursos.

Nos negamos a entregar el suministro de agua a los asocios públicos-privados, a empresas privadas y a las lógicas de regionalización del poder económico corporativo, porque ellas no garantizan de manera igualitaria y equitativa su acceso, y son ciegas a la compleja vitalidad de una cuenca, pues venden un servicio y hacen renta con ello. Además, la emergencia sacó a la luz las cifras que permanecen ocultas: más de doscientos mil hogares colombianos desconectados, sin acceso y suministro de agua. Aproximadamente un millón de personas desconectadas por incapacidad de pago en sistemas empresariales de suministro. Tarifas en cuya definición no participan sus deudores, que no consultan las condiciones de vida y que, bajo la modalidad empresarial del servicio, generan excedentes que no se reinvierten en los beneficiarios sino que enriquecen a la empresa.

La primera condición que garantiza el NO contagio, que impide la propagación de este y otros virus, es el acceso al agua, la sustancia vital. Agua y jabón para nuestras manos y nuestros cuerpos, agua y jabón para el aseo de nuestros hogares. Agua y jabón para la desinfección e higiene de los espacios comunitarios y las áreas públicas.

La emergencia está llevando a las autoridades nacionales a tomar medidas para proteger frente a la pandemia a quienes sufren la desconexión del agua.[4] ¿Sólo en tiempos de pandemia es urgente tomar este tipo de medidas? En todo caso, estas decisiones confirman que sí es posible en Colombia garantizar el derecho al agua: es posible cuando el mercado cede para priorizar la vida. Por eso exigimos al Estado colombiano cumplir su compromiso de respetar el derecho humano al agua como se comprometió a hacerlo al votar favorablemente la resolución de Naciones Unidas y como se lo ordena la Corte Constitucional. 

Los acueductos comunitarios acatamos estas medidas antes de que fueran emitidas. En nuestra cotidianidad, difícilmente desconectamos a alguien del suministro de agua y siempre garantizamos un mínimo vital. Pero anunciamos en todo caso que reafirmamos nuestro compromiso de garantizar a nuestras comunidades, a cada hogar vinculado a nuestras organizaciones, a todas las personas el acceso y suministro de agua, lo haremos con mayor cuidado, más empeño y toda la energía que nos da la solidaridad. Nuestras cuotas familiares (hoy en riesgo de desaparecer por la imposición de sistemas tarifarios estratificados bajo lógicas empresariales), permanecerán sin aumentos. En tiempos de crisis los Acueductos comunitarios debemos ser lo que ya somos: tejidos de solidaridad que abrazan la vida.

Hoy 22 de marzo, día mundial del agua levantamos nuestra voz en defensa de la gestión comunitaria del agua.

En defensa del derecho colectivo al agua.

En defensa del derecho humano al agua.

El agua es un bien común de todos los seres vivos. Así debe permanecer por siempre.

Transparentes y en movimiento como el agua. 

RED NACIONAL DE ACUEDUCTOS COMUNITARIOS DE COLOMBIA

 

[1] Decreto 417 del 17 de marzo de 2020.

[2] Resolución 407 del 13 de marzo de 2020.  Ministerio de salud y Protección social Resolución 385 del 12 de marzo de 2020.

[3] Delfines retornan a la bahía de Cartagena: https://www.rcnradio.com/estilo-de-vida/medio-ambiente/delfines-vuelven-una-bahia-de-cartagena-sola-en-medio-de-la

Vida acuática regresa a las aguas de Venecia en Italia: https://www.irishpost.com/news/watch-dolphins-fish-return-venices-newly-clear-canals-waterways-181884?utm_source=whatsapp&utm_campaign=article&utm_medium=web

[4] Resolución CRA 911 DE 2020 (17 de marzo de 2020) “Por la cual se establecen medidas regulatorias transitorias en el sector de agua potable y saneamiento básico, derivadas de la emergencia declarada por el Gobierno Nacional a causa del COVID-1  y el decreto  441 de marzo 20 de 2020.

3 Responses so far.

  1. Luz Mariela Villa Posada dice:

    Ojalá que no tengamos mala memoria, como suele pasar. Que entendamos que debemos proteger nuestras fuentes hídricas.
    Yo no he oído a nadie decir que tener oro previene el corona virus, pero si he oído que todos clamamos por tener ese maravilloso líquido vital, que es la vida misma.

  2. Imer diaz mina dice:

    Mi nombre es Imer diaz mina, soy el representante legal del acueducto San bernabé santander de quilichao, cauca. Estoy muy preocupado por la suerte de nuestro acueducto que surte de agua s más de 100 familias 4000 usuarios.en esta crisis dejar de prestar el servicio por falta de recursos sería muy complicado
    Necesitamos ayuda del estado en recursos.
    Los usuarios pagan 600 mil pesos pero por el aislamiento muchos no han cancelado.
    Esperamos ayuda urgente del estado y la empresa privada
    Gracias

  3. Wilmar Buesaquillo Zuñiga dice:

    Los felicito, el mensaje es claro ;los acueductos comunitarios luchamos por un bien común; por lo que el gobierno debería de dejar de tratar de imponernos nuevas leyes y decretos cuyo fin es transformarnos en empresas de servicios públicos olvidando que somos comunidades organizadas que tenemos el agua como un bien común y no como una mercancia.

Responder a Luz Mariela Villa Posada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *