Home » Blog » La organización: nuestra píldora contra el abandono

La organización: nuestra píldora contra el abandono

 

 Por: Daniela Ruiz. Fecoser.

Estamos de frente con esta construcción

es la defensa del agua nuestra convicción

vamos  luchando siempre con la fuerza

de un pueblo poderoso con agua en las venas…

 

-Son de agua, Himno Acueductos Comunitarios-

Así como el hongo se une al alga para formar el líquen y ser uno solo, retroalimentándose; así como el estuario, formado a partir de dos aguas totalmente diferentes, se unen y forman un ecosistema único; como las abejas y flores que hacen equipo para existir mutuamente. Así como nos enseña la naturaleza, los acueductos comunitarios hemos aprendido en la marcha, la urgente necesidad de organizarnos para mantenernos en el tiempo y seguir construyendo autonomía en nuestros territorios.

La organización nos permite unir fuerzas para alcanzar un objetivo común, a través del compromiso mutuo, los riesgos compartidos, la solución de problemas comunes, la apropiación de tecnologías adecuadas, nos vamos posicionando y visibilizando. Vamos  creando oportunidades para capacitarnos, formarnos colectivamente, fortalecer nuestras capacidades. Le aportamos a la economía de escala, al acceso a la información y a la construcción colectiva de conocimiento. Todas estas implicaciones han tenido la asociatividad en la construcción del tejido social en torno a la defensa, conservación y uso adecuado del agua. Por eso nuestros encuentros son fortaleza, alegría, intercambio, acompañamiento y reconocimiento entre todas y todos.

De esta manera, realizamos el  XV Encuentro Regional de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca, en el que la pandemia nos obligó a limitar nuestro aforo, pero el amor por el agua y el territorio, nos lleva a ser miles en la práctica de la defensa del agua como bien común y para la vida digna.

El cauce de este encuentro llevado a cabo por FECOSER y el IMCA, fluyó entre el decir presente de cada comunidad a través de sus liderazgos delegados, hacer el aporte económico para el sostenimiento de la organización, la amenización del espacio para disponernos al compartir, los saludos de bienvenida, la entonación de nuestro Himno Son de Agua, algunas reflexiones iniciales, además de compartir los avances y aportes que hemos tenido en la alianza entre el IMCA, la UNIVALLE y la Universidad Javeriana. Luego de esto, nos dimos a la escucha de las voces de cada territorio a través de las experiencias que han tenido las Asociaciones Municipales para desembocar en nuestra Asamblea anual, que incluyó los informes de trabajo colectivo y el informe financiero.

Así mismo, hicimos un compartir del proceso de memoria colectiva que ha sido acompañado a través del doctorado de la compañera Carolina Blanco, expresado en la cartilla FECOSER: La Construcción de un Sueño Colectivo Alrededor del Agua, en el cual hacemos un recorrido por la trayectoria histórica de nuestra organización.

Con todo lo anterior, nos deslizamos a realizar la proyección del horizonte común alrededor de los cuatro aspectos: ambiental, organizativo, administrativo y técnico operativo. Además renovamos nuestros votos actualizando la Misión y la Visión de la organización.

El encuentro nos permitió también, insistir y persistir en la idea que sólo cuando comprendamos que con nuestro trabajo y compromiso es que cambiaremos nuestras condiciones de vida, empezará un verdadero cambio en nuestros territorios, cuando dejemos de preguntar “¿en qué me beneficia?” y empecemos a preguntar “¿cómo puedo aportar?” veremos cambios reales, que unidos, organizados y luchando, seguro mejoraremos las condiciones de nuestros Acueductos Comunitarios.

One Response so far.

  1. Wilmar Buesaquillo Zuñiga dice:

    Es muy importante estos encuentros por fortalecer los acueductos comunitarios de toda Colombia,gracias por su compromiso y esfuerzo para luchar por este líquido vital para el ser humano,los animales y las pastas ;en si para todo el planeta .
    “El agua es un bien común no es una mercancía, cuidar el agua es cuidar la vida”.
    Cordialmente,
    Wilmar Buesaquillo Zúñiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *